Connect with us
Fedbak Radio
Winamp Windows Media Player Real Player QuickTime

Al Fin Sucede

Nota del Editor: Quien te dijo que porque pensabamos diferente somos enemigos?

fedbakradio

Published

on

Desde hace ya más o menos unos 3 años venimos escuchando las denominaciones que, tratando de meter a una sección de las personas de hoy en día en grupos comerciales les denominara Millenials e Influencers.

Estos miembros de nuestra sociedad han sido protagonistas en múltiples discusiones en foros de opinión tales como lo son páginas de internet, videos de youtube y por supuesto las redes sociales. Llama la atención poderosamente la grandilocuencia con que el llamado “millenial” hace uso de su derecho de expresión para con ella anular a todo aquel que se oponga a lo que él considera temas coyunturales.

Haga el lector el siguiente ejercicio: busque un tema más o menos espinoso en una página de noticias, y busque el comentario con más réplicas, encontrara sin duda alguna una gama impresionante de improperios que van desde los más imaginativos a los más soeces y la gran mayoría solo por el afán mismo de insultar y no con el afán de proponer ideas que alimenten una sana discusión.

O quizá haya usted mismo visto querido lector, como “amigos” suyos de una red social esbozan a los cuatro vientos una amenaza desde sus perfiles con la consigna de que; si usted no cree o piensa como ellos, entonces sírvase a eliminar aquella amistad, no vaya a ser que amargue usted a la persona en cuestión porque quiera usted compartir con sus contactos el platillo que almorzó o una foto de su hijo entrando a clases sin ir más lejos.

 

De estas nuevas corrientes se desprenden las personas llamadas “influenciadores” o “influencers” termino muy perseguido por muchos de los internautas hoy en día, estos son personas a las que una cierta cantidad de gentes les siguen y toman como verdad a pies juntillas lo que digan. Poco importan los estudios, las clases sociales y religiones, estos influenciadores son el punto de orbita de una gran gama de jóvenes necesitados de un “ídolo”

Entonces, se preguntará usted. ¿A dónde vamos con todo lo anteriormente dicho?

Vamos a un punto específico, la apoteósica caída de la generación llamada del milenio, y lo abordamos con las siguientes interrogantes:

¿Quién te dijo que, porque pienso diferente a vos, soy tu enemigo?

Lejos quedan aquellas tertulias donde hasta largas horas de la noche nos quedábamos en las esquinas discutiendo y riendo, en aquellas oportunidades tal vez, muchos de ustedes recuerdan como nos enzarzábamos en discusiones tan brutales que llegaban a caldear los ánimos, y como esa misma discusión nunca generó la diáspora del grupo de amigos, nos dividían otras cosas como las distancias o los lugares de estudio, pero nunca un punto de vista.

Pero hoy es diferente, la generación del nuevo milenio no le interesa la sana discusión, porque eso implicaría tener cierto nivel de conocimiento sobre temas espinosos, y “si hay que leer un libro me da pereza…” o no falta el que se yergue a decir “no sé y la verdad es que no me interesa saber” e incluso el más aventurero que buscara en Google un archivo de la tristemente célebre Wikipedia para no quedar como “menos”. La generación del nuevo milenio prefiere a los que piensan como ellos, en un micro cosmos orwelliano donde todos piensan de la misma forma y eso les genere un sitio de confort. Pero ¡Ay de aquel que tenga ideas distintas, o un nivel más bajo de escolaridad y confunda la s con c! ¡Ay de aquella pobre alma que se atreva a insinuar siquiera que lo que el vox populi de ese micro cosmos diga esta errado! Porque va de inmediato a la lona, sepultado por los improperios más variados que la lengua de Cervantes permita.

 

Poco importa aquella máxima que rezaba “De la discusión nace la luz” pues ellos prefieren gritar, insultar y descalificar a oscuras y de la forma más snob antes que discutir, ya no son duelos de como pensamos, son duelos de “¡Como se te ocurre pensar diferente a mí!? A la usanza misma de un Torquemada más que de un Descartes.

Ayer nuestro país acudió a las urnas, a decidir quién es el más apto para gobernarnos durante los próximos cuatro años, decir que el mes de enero fue infernal en redes sociales sería tan poco serio como comparar “El Infierno” de Dante con “La Casa de Mickey Mouse”.  Cientos y cientos de páginas lanzaron los llamados “Títulos Sexys” para lograr ser usadas como focos de infección de millenials, y hasta cierto punto algunos llegamos a creer que esas ideas fuertes de estos cientos de micro cosmos cambiarían de alguna forma el destino electoral y el panorama político del país. No podíamos estar más equivocados.

Los millenials perdieron, su alharaca en Facebook no fue más que una nube de comentarios esnobistas y al final pudo más la espiral del silencio de Elisabeth Noelle-Neumann que las publicaciones de Alex Badilla. Pudo más la gran mayoría silenciosa que había tomado una decisión en secreto y para sí de acuerdo con lo que sus valores y conciencia dictaban, que el joven que abanderaba su perfil y discriminaba de la forma más alevosa a todo aquel que se atrevía a decirle que no estaba de acuerdo.

 

En síntesis, no quien más grita el que va a ser escuchado, no quien tiene miles de seguidores en una página de Facebook es un líder. La gente responsable discute de forma sana, sin ser soez, sin ser esnob. La elección de ayer nos dio a los llamados “la generación del nuevo milenio” una agria dosis de realidad. Las ideas fuertes siempre serán bienvenidas en un clima de discusión, pero la imposición de las ideas nunca será bienvenida no importa cuántas marcas se peleen por darle una camiseta a usted en lugar de pautar en medios.

Crecimos en los 80s, crecimos en los 90s y generamos nuestras formas de pensar en los 2000s, somos la generación que más cambios experimento y sin embargo somos la generación más inútil en la práctica del uso de la palabra, de forma educada. Desconocemos el principio por el cual discutimos, no queremos llegar a un punto de concordia, queremos tener razón, si alguien se atreve a decir que no es así somos rápidos en destruir más que en analizar.

Que diferente seria si la misma tecnología que utilizamos de forma egoísta, fuera la que utilizamos para vivir en concordia y tomar decisiones en serio y no como si estuviéramos en la gradería de sol del estadio. Discutamos, vivamos las diferencias que nos enriquecen y aprendamos a defender nuestros términos sin agredir a los demás, porque la verdad no me imagino a los grandes filósofos maltratando a quienes pensaban diferente a ellos o siendo déspotas con quien no compartiera su punto de vista, aunque pensándolo bien, quizá no se mucho de filosofía y solo sea un soñador. ¡Nos leemos en la próxima nota del editor!

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fin Sucede

Ghost nos lleva detras de escena

fedbakradio

Published

on

Los suecos de Ghost son reconocidos por su secretismo, sin embargo esta vez nos llevan atras de bambalinas para mostrarnos tofo lo que pasa cuando vas a uno de sus conciertos, preparate entonces para conteplar “The Devils Hands” 15 minutos de lo que es estar trabajando para Ghost

Continue Reading

Trending